Sociedad | 06/02/2020 08.34

Innovador Los alfajores de pollo de Miryam Díaz, oriunda de Nono

"Bienvenidos a un nuevo concepto en sabor", dice la cuenta de Facebook de su rotisería.

.

.

Crédito: Infobae.

“Bienvenidos a un nuevo concepto en sabor”, reza desde su perfil de Facebook la rotisería de Miryam Díaz, en Nono, Córdoba. Y vaya que es nuevo, ya que allí es donde finalmente se concretó uno de los desafíos que se había propuesto, luego de escuchar por radio la chicana futbolera que aseguraba que “son un alfajor de pollo, porque no existen”. Así, puso manos a la obra y sobre la base de prueba y error comenzó este camino; informó Infobae.

De acuerdo a lo publicado por este medio, lo primero fue cómo crear el relleno de forma que no se “pierda”, al momento de morderlo. “El pollo lo cocino al horno, lo saborizo bien, luego rehogo cebolla de verdeo, lo pico grueso y fino para que se mantenga entre las tapas. En un primer momento lo mixeaba, pero no me gustaba la textura en boca, cambia muchísimo, radicalmente, además, como que tendía a expulsar el relleno de las dos tapitas, por eso lo corregí con el picado”, detalló.

Pero con la primera parte terminada, señaló el portal, todavía faltaba la segunda mitad del desafío, que era cómo llegar a una masa salada que acompañe no sólo en el gusto sino en la textura a la hora de morder. Para ello, realizó una mezcla de harina, leche, huevos, manteca, sésamo y orégano. Aún faltaba un detalle para finalizar, y era el de simular el coco rallado de los alfajores de maicena, por lo que antes de comenzar a envolverlos, los hace girar por queso rallado.

"Apenas un mes pasó desde el desembarco del alfajor de pollo, y ya en la rotisería de Miryam se agregaron sabores salados, por lo que es posible encontrar los de ternera, cabrito, y hasta una opción vegana, que incluye berenjenas, champignones y morrón. Pero aún hay más, porque próximamente también estarán disponibles los de cerdo a la mostaza y el vitel toné, que asegura es un clásico de sus sandwichs de miga"; describió el periódico.

Desde el momento de su creación y puesta a la venta, añadió el sitio, el producto que cuesta $50 y pesa 80 gramos (el doble de un alfajor clásico de dulce de leche) ya es un furor en la zona y asegura que está trabajando contrarreloj para poder responder a los pedidos de todo el país que le están llegando.

NDV